El absurdo cotidiano

Eduardo Galeano

Eduardo Galeano nació en Montevideo en 1940. Uruguayo, como Benedetti, ha conocido también la experiencia del exilio en Argentina y España por su personalidad de intelectual comprometido. Sus obras ayudan a indagar en lo que no nos cuentan sobre el mundo.

Recibió numerosos premios por Las venas abiertas de América Latina, pero su mejor libro, por lo crítico, por lo original (es autor también de los grabados), porque sí, es El libro de los abrazos.

 

Los nadies

Puntos de vista

Hablan las paredes

 

 

 

 

 

 

 

Los nadies

Sueñan las pulgas con comprarse un perro y sueñan los nadies con salir de pobres, que algún mágico día llueva de pronto la buena suerte, que llueva a cántaros la buena suerte; pero la buena suerte no llueve ayer, ni hoy ni mañana, ni nunca, ni en lloviznita cae del cielo la buena suerte, por mucho que los nadies la llamen y aunque les pique la mano izquierda, o se levanten con el pie derecho, o empiecen el año cambiando de escoba.

Los nadies: los hijos de nadie, los dueños de nada.

Los nadies: los ningunos, los ninguneados, corriendo la liebre, muriendo la vida, jodidos, rejodidos:

Que no son, aunque sean.

Que no hablan idiomas, sino dialectos.

Que no profesan religiones, sino supersticiones.

Que no hacen arte, sino artesanía.

Que no practican cultura sino folklore.

Que no son seres humanos, sino recursos humanos.

Que no tienen cara, sino brazos.

Que no tienen nombre, sino número.

Que no figuran en la historia universal, sino en la crónica roja de la prensa local.

Los nadies, que cuestan menos que la bala que los mata.

                                                                                                                                                    volver

 

Puntos de vista

Desde el punto de vista del sur, el verano del norte es invierno.
Desde el punto de vista de una lombriz, un plato de espaguetis es una orgía.
Donde los hindúes ven una vaca sagrada, otros ven una gran hamburguesa.
Desde el punto de vista de Hipocrates, Galeno, Maimonides y Paracelso, existía una enfermedad llamada indigestión, pero no existía una enfermedad llamada hambre.
Desde el punto de vista del búho, del murciélago, del bohemio y del ladrón, el crepúsculo es la hora del desayuno.
La lluvia es una maldición para el turista y una buena noticia para el campesino.
Desde el punto de vista del nativo, el pintoresco es el turista.
Desde el punto de vista de los indios de las islas del mar Caribe, Cristóbal Colon, con su sombrero de plumas y su capa de terciopelo rojo, era un papagayo de dimensiones jamás vistas.
Desde el punto de vista del oriente del mundo, el día del occidente es noche.
En la India, quienes llevan luto visten de blanco.
En la Europa antigua, el negro, color de la tierra fecunda, era el color de la vida, y el blanco, color de los huesos, era el color de la muerte.

Según los viejos sabios de la región colombiana del Choco, Adán y Eva eran negros y negros eran sus hijos Cain y Abel. Cuando Cain mato a su hermano de un garrotazo, tronaron las iras de Dios. Ante las furias del señor, el asesino palideció de culpa y miedo, y tanto palideció que blanco quedo hasta el fin de sus días. Los blancos somos, todos, hijos de Cain.

En la selva, ¿llaman ley de la ciudad a la costumbre de devorar al mas débil?

La venta de armas es una buena noticia para la economía, pero no es tan buena para sus difuntos.

                                                                                    volver

Hablan las paredes

Tiempos modernos

Si la cárcel está llena de inocentes, ¿dónde están los delincuentes?

Yo no vendo a mi madre. Ya la vendió mi padre.

Oculté tan bien lo que pensaba, que ya no lo recuerdo.

Tanta lluvia y tan poco arco iris.

¿Y si hay guerra y no va nadie?

En mi hambre, mando yo.

Preguntas

Vivir solo, ¿es tan imposible como vivir acompañado?

Los mudos, ¿practican el sexo oral?

¿El amor muere o cambia de domicilio?

Un parto en la calle, ¿es alumbrado público?

Si María era virgen, ¿Jesús era adoptado?

Cuando yo sea niño, ¿seré poeta?

De ellas sobre ellos

Hombre que no miente, es mujer.

Una mujer sin hombre es como un pez sin bicicleta.

El 99 por ciento de los hombres da mala reputación al resto.

Prometen regalos y dan palos.

¿Qué hacen las mujeres antes de encontrar al hombre de sus sueños? Se casan y tienen hijos.

Detrás de toda mujer feliz hay un machista abandonado.

Si Dios hizo a Adán a su imagen y semejanza, ¿quién nos defiende de Dios?

De ellos sobre ellas

Mujer que no rompe las bolas, es hombre.

Cada día mueren dieciocho mil mujeres, y a la mía ni le duele la cabeza.

La mujer en casa y con la pata rota.

Linda como mujer de otro.

Si se callaran un momento, podría decirles cuánto las amo.

Cuando no te lo cobran, te lo hacen pagar.

Si las mujeres fueran necesarias, Dios tendría una.

La muerte

¿Por qué tienen muros los cementerios, si los que están adentro no pueden salir y los que están afuera no quieren entrar?

Los muertos no nos dejan vivir, porque no los dejamos morir.

La muerte es un mal hereditario.

Hablaban tan bien de mí, que pensé que me había muerto.

La muerte siempre gana, pero te da una vida de ventaja.

No te preocupes tanto por la vida, porque no saldrás vivo de ella.

Todos los dioses fueron inmortales.

Lo único seguro es que quién sabe.

Zig y zag

Con el tigre delante, no hay burro con reuma.

La calle Después lleva a la plaza Nunca.

Soñé que tenía insomnio.                    

                                                           volver