LA HAINE

El odio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

                                                                                                                                   Vinz, un judío

                                                                   Saïd, un árabe

                                                                            y

                                                                   Hubert, un negro

 

 

 

son los tres amigos protagonistas de El odio, la película que en 1995 se encargó de filmar Mathieu Kassovitz (además de director es actor y se le puede ver de Nino Quincampoix en Amélie). Los amigos viven en las zonas periféricas de París y se ven incapaces de sobreponerse al odio que genera la situación social de la gran ciudad.

Al día siguiente de una revuelta, se comenta que uno de los policías perdió su pistola. Sólo nos queda vivir ese día a través de los tres muchachos                                                             para averiguar al final                                                             que no hay manera de                                                           escapar a un odio que                                                             impide ver algo bueno                                                           en la realidad. De ahí                                                             que el hecho de que la                                                             cinta esté realizada en                                                            blanco y negro sea sólo                                                             una señal más de que,                                                           hoy por hoy, es difícil                                                             encontrar un pequeño                                                            resquicio por el que se                                                           pueda entrever al fin                                                             un rayo de esperanza. Cine inteligente, cine anclado en lo real, cine, en definitiva, que va más allá del entretenimiento y  que nos invita a reflexionar.